¡VENCIÓ AL CÁNCER!: EL NIÑO QUE SU HERMANA CONSOLABA VOLVIÓ A LA ESCUELA CON UNA ENORME SORPRESA

¡VENCIÓ AL CÁNCER!: EL NIÑO QUE SU HERMANA CONSOLABA VOLVIÓ A LA ESCUELA CON UNA ENORME SORPRESA

Esta imagen se volvió viral en todo el mundo, ahora tiene un lindo final, sin embargo, el resultado es mejor de lo que nadie esperaba.

“Ya no vemos un niño normal (…) Es realmente increíble. Su confianza ha aumentado”, dijo la madre.

Esta enfermedad es algo que no se quiere en nadie, ni es para pasarla ni para ir con alguien a trasmitirla. Viene con complicaciones, tratamientos y mucha ansiedad por no saber qué esperar.

En busca de algún consuelo en esta situación, es común escuchar a personas con esta condición compartir muchos detalles sobre lo que sucede a su alrededor. Esto es lo que le sucedió a una madre que buscaba apoyo en su situación, quien compartió una serie de fotos que muestran a su hijo menor luchando por controlar los síntomas de la quimioterapia, con el apoyo de su valiente hermana.

Su nombre es Beckett, a quien le diagnosticaron leucemia linfoblástica aguda en 2018, cuando tenía solo 2 años. A partir de ese momento, la vida del niño estuvo marcada por la enfermedad, pero también por su madre, Kaitlin Burge y su hermana Aubrey, quienes lo anclaron en este mar incierto.

Ahora su historia es el giro que todos esperaban, la mejora de Beckett. A lo largo de los años ha vivido momentos indescriptibles en los que su familia, amigos y conocidos iban acompañados de su familia, amigos y conocidos que se resistían a su trato.

 

Según el Daily Mail, Kaitlin informa que los médicos finalmente le dieron un certificado de salud cuando descubrieron que estaba bien después de la quimioterapia. Ya no lo necesitaba y podía volver a la escuela, lo que el pequeño Beckett deseaba desde el fondo de su corazón.

Según su madre, el vínculo entre los dos hermanos es indestructible y un factor clave en la recuperación del adolescente.

«Han desarrollado un vínculo que solo tienen los hermanos y que ni siquiera puedo reemplazar», comentó.

Beckett ahora parece como si no lo hubiera estado en años. Tiene una sonrisa en su rostro y puede ver a sus amigos en la escuela preguntando constantemente por su bienestar.

“Mi cerebro está tan confundido y no entiendo nada (…) Ahora hay algo interesante para ver. El otro día estábamos sentados en la misma mesa y él estaba leyendo un libro”, continuó la madre.

Sin embargo, hay algunas consecuencias después del tratamiento, como dolor en las piernas y otras articulaciones, pero para Beckett este es el menor inconveniente porque no le importa jugar con su hermana todos los días, como antes. débil.

«Ahora pueden jugar como hermanos normales (…) Están afuera jugando juntos y siendo niños», concluyó.

No te vayas sin compartir esta nota con tus amigos, la esperanza es lo que nos mantiene vivos.